Indicaciones para el desafío

Este viaje de cuarenta días no puede tomarse a la ligera.

Es un proceso desafiante y a menudo difícil, pero también es increíblemente satisfactorio. Para aceptar este desafío, debemos tener plena conciencia de lo que representa y tomar una determinación firme.

No está hecho para probar durante un tiempo, y los que abandonen pronto perderán los mayores beneficios. Si estás dispuesto a comprometerte un día a la vez durante cuarenta días, los resultados podrían cambiar tu vida y tu matrimonio.

Considérelo como un desafío, de parte de quienes lo aceptaron antes que tú.

Dios diseñó y creó el matrimonio como algo bueno, hermoso e invalorable. Él usa el matrimonio para ayudarnos a terminar con la soledad, multiplicar nuestra eficacia, establecer familias, criar hijos, disfrutar la vida y bendecirnos con intimidad en la relación. El matrimonio también nos muestra la necesidad de crecer y tratar nuestros propios problemas y nuestro egoísmo con la ayuda de un compañero para toda la vida.

Si estamos dispuestos a recibir enseñanza, aprenderemos a hacer lo más importante en el matrimonio: amar.

Esta unión te proporciona el camino para que aprendas a amar, de manera incondicional, a otra persona imperfecta. Es maravilloso. Es difícil. Cambia la vida.

Este libro se trata del amor, se trata de aprender y de atreverse a tener una vida llena de relaciones de amor. Y este viaje comienza con la persona que se encuentra más cerca de ti: tu cónyuge.

Que Dios te bendiga al comenzar esta aventura.

No te quepa duda: deberás ser valiente. Si aceptas este desafío, debes tener la visión de que, en lugar de seguir tu corazón, decides guiarlo. El mundo te dice que sigas tu corazón, pero si tú no lo guías, alguien o algo lo hará por ti. La Biblia dice que “más engañoso que todo, es el corazón(Jeremías 17:9), y que siempre buscará hacer lo que mejor le parezca en el momento.

Te desafiamos a que decidas guiar tu corazón hacia lo que a la larga será lo mejor. Esta es la clave para tener relaciones duraderas y satisfactorias.

El viaje que realizamos con este libro no es un proceso en el que intentas cambiar a tu cónyuge para que sea como tú quieres que sea. Sin duda, ya has descubierto que los esfuerzos para cambiar a tu esposo o esposa han terminado en fracaso y frustración. En cambio, es un viaje para explorar y demostrar el amor genuino, aún cuando tu deseo se haya marchitado y tu motivación sea escasa. Lo cierto es que el amor es una decisión y no un sentimiento. Es desinteresado, se sacrifica y nos transforma. Y cuando en verdad se demuestra tal como fue diseñado, es probable que tu relación cambie en forma saludable.

Cada día de este viaje tendrá tres elementos sumamente importantes:

  • En primer lugar, se hablará acerca de un aspecto único del amor. Lee cada uno con cuidado y mantente abierto a una nueva comprensión de lo que significa amar a alguien de verdad.
  • En segundo lugar, se te desafiará a que realices algo específico por tu cónyuge. Algunos desafíos serán sencillos y otros, un verdadero reto; pero tómalos en serio y sé lo suficientemente creativo y valiente como para intentarlos. No te desalientes si no puedes lograr un desafío en particular debido a situaciones externas. Retoma apenas puedas y sigue adelante con el viaje.
  • Por último, tendrás un espacio en el cual registrar lo que estás aprendiendo y haciendo y la manera en que tu cónyuge responde. Es importante que aproveches este espacio para anotar lo que sucede tanto contigo como con tu cónyuge en este trayecto. Estas notas reflejarán tu progreso y serán invalorables para ti en el futuro.

Recuerda, tienes la responsabilidad de proteger y guiar tu corazón. No te des por vencido ni te desalientes. Decide guiar tu corazón y llegar hasta el final. Aprender a amar de verdad es una de las cosas más importantes que harás en tu vida.

13 Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.

1 Corintios 13.13, RVR60

1 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.3 Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.

1 Corintios 13.1–3, RVR60

Contenido

  • Día 1: El amor es paciente::::
  • Día 2: El amor es amable::::
  • Día 3: El amor no es egoísta::::
  • Día 4: El amor es reflexivo y considerado::::
  • Día 5: El amor no es grosero
  • Día 6: El amor no se irrita
  • Día 7: El amor cree lo mejor
  • Día 8: El amor no es celoso
  • Día 9: El amor causa una buena impresión
  • Día 10: El amor es incondicional
  • Día 11: El amor valora
  • Día 12: El amor deja que el otro gane
  • Día 13: El amor pelea limpio
  • Día 14: El amor se deleita
  • Día 15: El amor es honorable
  • Día 16: El amor intercede
  • Día 17: El amor cultiva la intimidad
  • Día 18: El amor procura comprender
  • Día 19: El amor es imposible
  • Día 20: El amor es Jesucristo
  • Día 21: El amor se sacia en Dios
  • Día 22: El amor es fiel
  • Día 23: El amor siempre protege
  • Día 24: El amor es oposición a la lujuria
  • Día 25: El amor perdona
  • Día 26: El amor es responsable
  • Día 27: El amor alienta
  • Día 28: El amor se sacrifica
  • Día 29: La motivación del amor
  • Día 30: El amor trae unidad
  • Día 31: El amor y el matrimonio
  • Día 32: El amor satisface las necesidades sexuales
  • Día 33: El amor completa al otro
  • Día 34: El amor celebra la piedad
  • Día 35: El amor rinde cuentas
  • Día 36: El amor es la Palabra de Dios
  • Día 37: El amor se pone de acuerdo en oración
  • Día 38: El amor cumple sueños
  • Día 39: El amor perdura
  • Día 40: El amor es un pacto
  • Apéndice I: Los candados y las llaves de la oración eficaz
  • Apéndice II: 20 preguntas para tu cónyugue
  • Apéndice III: La Palabra de Dios en mi vida
  • Apéndice IV: Guía tu corazón