Libres de la Mentira. “Esclavos de la mentira porque ignoramos la verdad”

“Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento…” Oseas 4.6 (RVR60)

Los esclavos necesitan Liberación, y esto es Salvación

Salvación o Liberación, es el rescate del pecador de todo aquello que amenaza con destruirlo y condenarlo.

“…Vendrá de Sion el Libertador, Que apartará de Jacob la impiedad.” Romanos 11.26 (RVR60)

Jesucristo es el Libertador que nos libra de la mentira a la verdad.

“…nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,” Colosenses 1.12–13 (RVR60)

Tinieblas se refiere a la ignorancia, error, oscuridad. Luz se refiere a la verdad.

Dios nos libra de la mentira para llevarnos a la verdad. Somos libertados para ser llevados a un Reino de luz gobernado por el Hijo de Dios, amado Jesucristo.

Los que han sido libertados de la mentira entienden la Verdad, han salido de las tinieblas a la luz, del error la verdad.

“La enseñanza de tu palabra da luz, de modo que hasta los simples pueden entender.” Salmo 119.130 (NTV)

“Tu palabra es una lámpara que guía mis pies y una luz para mi camino.” Salmo 119.105 (NTV)

“…para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados.” Hechos 26.18 (RVR60)

La luz es sinónimo de Jesucristo. Es sinónimo de entrar al Reino de Jesucristo.

“…Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.” Juan 8.12 (RVR60)

El que ha sido libertado de la mentira es alguien que entiende la verdad, que ha sido liberado de las mentiras de Satanás a la verdad de Dios, no creen en el error.

Ser libertado es llegar a conocer la verdad, la cree, la entiende, la acepta, la ama y se somete a ella.

“…el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.” 1 Timoteo 2.4 (RVR60)

Los cristianos creen y continúan en la doctrina de los apóstoles. Empezamos por la Palabra y continuamos ahí.

“Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles…” Hechos 2.41–42 (RVR60)

Ser liberado es ser rescatado de la ignorancia y ser introducido dentro la verdad, y continuar en ella.

No se puede ser cristiano sin ser librado del error a la verdad.

El libertado no necesita de otra fuente de revelación porque está dentro de la verdad y permanece en ella.

“Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él.” 1 Juan 2.27 (RVR60)

No necesitamos a un maestro humano que nos explique el mundo a nosotros. No necesitamos algún enfoque humano para la vida desde el punto de vista filosófico. No necesitamos alguna religión inventada por los hombres o por el diablo porque hemos sido liberados de las tinieblas a la luz. El libertado vive dentro de la verdad.

“Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz.” Efesios 5.8 (RVR60)

Si usted no cree en la verdad que salva, no puede ser salvo. Usted tiene que creer en la verdad liberadora para ser liberado.

Pensamiento de las personas: “(1) A Dios no le importa lo que usted crea, siempre y cuando usted sea sincero.” “(2) todas las religiones llevan en última a la misma realidad no importa qué camino tome usted.”

“Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella;” Mateo 7.13 (RVR60)

“Hay camino que al hombre le parece derecho; Pero su fin es camino de muerte.” Proverbios 14.12 (RVR60)

La naturaleza de los no liberados es creer mentiras

“…porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” 2 Corintios 10.3–5 (RVR60)

El mundo está lleno de personas encarceladas en sistemas ideológicos, en mentiras, en el error, en la oscuridad, en la ceguera. Y nuestra responsabilidad es entrar y destruir, derribar esas ideologías para que podamos liberar a los prisioneros debido a que esa fortaleza se convierte en sus prisiones y eventualmente en sus tumbas.

¿Cómo es derribamos fortalezas? ¿Qué es lo que destruye el error? La verdad

A Satanás no importa lo que la gente cree. A él no le importa que tan sincera sea la persona en su creencia, siempre y cuando lo que crea esté mal. ¿Entiende eso? Es importante. A él no le importa lo que ellos crean. Él favorece todo tipo de religiones. Él favorece toda religión sobre la faz de la tierra que no es verdad. Él está detrás de todo eso. Él tiene suficiente diversidad para todo el mundo. Él ha provisto una variedad totalmente irresistible.

Cualquier persona que no se aferre a la verdad está condenada.

“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” Juan 14.6 (RVR60)

El cristianismo es verdad y exclusivamente verdadero y cualquier cosa opuesta al mismo es falsa. Un evangelio diferente a Jesucristo es falso

“Mas si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.” Gálatas 1.8 (RVR60)

“Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.” 1 Juan 4.1 (RVR60)

La estrategia de Satanás, construir fortalezas de especulaciones mentirosas, ideologías mentirosas, sistemas de creencia mentirosos. Y hagan a la gente prisionera en esas fortalezas. Y los mantienen ahí hasta que mueren, para que vayan al infierno.

Hay verdades en la Biblia que si usted no cree, usted va al infierno. El Evangelio de salvación debe ser creído y aceptado y amado, recibido.

Es Libertado el que cree que toda la verdad divina tiene su origen en las Escrituras.

Aquellos que han sido liberados creen que la revelación de Dios está contenida en las Escrituras; no la tradición, no decretos papales, no visiones modernas, no profecías, no intuición, no ninguna otra fuente de autoridad.

Creemos que la Palabra de Dios contiene todo lo que es fundamental, todo lo que es necesario para la salvación.

Una prueba segura de un verdadero cristiano es cómo reacciona a las Escrituras. ¿La desea como el salmista? ¿La ama? ¿Tiene hambre de ella?

“Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.” 1 Corintios 2.14 (RVR60)

“Y a mí, porque digo la verdad, no me creéis. …El que es de Dios, las palabras de Dios oye; por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios.” Juan 8.45–47 (RVR60)

Cuando la verdad entra a una persona, hay salvación y una vida cambiada. La palabra viene, la oye, la entiende, la abraza, la ama y anhela obedecerla.

“…cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios, la cual actúa en vosotros los creyentes.” 1 Tesalonicenses 2.13 (RVR60)

Para ser libertado de la mentira, usted tiene que creer que la Palabra de Dios es autoritativa y que habla la verdad de Dios

“Ellos son del mundo; por eso hablan del mundo, y el mundo los oye. Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, nos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el espíritu de verdad y el espíritu de error.” 1 Juan 4.5–6 (RVR60)

Las verdades que son fundamentales para la salvación están claramente presentadas en la Biblia

Hay verdades que están reveladas de manera muy clara en las Escrituras. Algunas de ellas con un texto claro, algunas de ellas simplemente de manera conjunta en la enseñanza colectiva de las Escrituras. Cualquier cosa perteneciente a la salvación es clara en las Escrituras.

Verdades Fundamentales

Debe creer en el Dios que es Dios, no puede creer en cualquier dios que usted quiera. No puede reinventar a Dios.

Usted tiene que creer que Jesús fue Dios en carne humana, totalmente humano, totalmente divino; que Él vivió una vida sin pecado, que Él murió en la cruz en una muerte sustitutiva por los pecadores y que Él resucitó físicamente y corporalmente en el tercer día y ascendió al cielo; envió al Espíritu Santo, que intercede por nosotros y regresará en gloria.

Él es Dios, Dios mismo, un miembro de la Trinidad, que debe ser adorado y honrado y amado y de manera igual, al mismo nivel que Dios Padre y Dios Espíritu Santo.

Creer que Jesucristo nos da la salvación.

“…que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.” Romanos 10.9 (RVR60)

Usted también debe creer que la salvación es por fe únicamente, la justificación es por fe.

“Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia.” Romanos 4.4–5 (RVR60)

Usted debe creer que el hombre es un pecador.

“Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.” 1 Juan 1.8 (RVR60)

Entonces, afirmamos nuestra pecaminosidad y afirmamos nuestra impiedad y después afirmamos que no podemos hacer nada para ser salvos. Y afirmamos que Jesucristo pagó el precio por nuestra salvación y clamamos de manera desesperada como los impíos porque Dios coloque la justicia de Dios a nuestra cuenta.

¿Sabe usted lo que sucede cuando usted es librado? Dios implanta en usted un amor por Su verdad.

El Cristiano Ama la verdad porque ha sido libertada por ella

Descarga el Sermón: “Libres de la Mentira”