¿Por qué los cristianos servimos a Dios?

por que servimos a Dios
servimos como resultado de haber recibido la misericordia de DIos

Los cristianos servimos a Dios como resultado de haber recibido sus misericordias, aquellas que son explicadas en Romanos 1-11. En este sermón veremos características de los cristianos que nos dan razones por las que debemos de estar sirviendo en la obra de Dios.

¿Por qué los creyentes servimos a Dios? El servicio a Dios es un resultado de la salvación que tenemos en Cristo

Los cristianos servimos porque somos un sacrificio sobre el altar

Romanos 12.1-2

Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos (entreguen su cuerpo) en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.  

Romanos 12:1

En Ro 12.1 nos esta diciendo que Presentéis” vuestro cuerpos.

La palabra “Presentéis” (G3936) viene de la palabra griega “ofrecer”. Esta palabra “ofrecer v“. — es hacer disponible o accesible; proporcionar algo.

El creyente se ofrece a sí mismo por completo al Señor.

Cuando dice “vuestro culto racional” quiere decir que como sacerdotes, debemos presentar «sacrificios espirituales» a Dios (1 P 2.5) y el primer sacrificio que quiere cada día es nuestro cuerpo, mente y voluntad en total rendición a Él.

Somos el sacerdote que presenta el sacrificio y a la vez el sacrificio mismo.

Entonces: ¿Por qué el creyente debe servir al Señor?

Debido a que hemos recibido las misericordias de Dios (Ro 1-11) debemos dedicarnos a nosotros mismos por completo al Señor.

La verdadera dedicación es presentar el cuerpo, la mente y la voluntad a Dios, día tras día.

El servicio consagrado a Dios es el resultado de haber recibido sus misericordia.

El verdadero servicio y vivir cristiano debe empezar con la dedicación personal al Señor.

El cristiano que falla en su vida es el primero que lo hace en el altar, no quiere rendirse por completo a Cristo.

Servimos porque somos un miembro del cuerpo de Cristo.

Romanos 12.3-8

El culto y servicio en el cuerpo local empieza con la entrega personal (Ro 12.1-2), y luego con una evaluación sincera de los dones espirituales que el creyente posee (Ro 12.3).

Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, (ninguno se crea mejor de lo que realmente es.) sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.  

Romanos 12:3

Según 1Co. 12 el creyente es bautizado (sumergido o introducido en el cuerpo de Cristo, la iglesia) y además le es dado un don (o dones) con el propósito de ser de beneficio para toda la iglesia.

así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.  

Romanos 12:5

Entonces: ¿Por qué el creyente debe servir al Señor?

Por que somos un miembro que pertenece al cuerpo de Cristo que debe ser de beneficio para su crecimiento.

Nuestros dones difieren, pero todos proceden del Espíritu y deben usarse para la gloria de Cristo.

¿Cuáles son esos dones que debemos de usar?

De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.  

Romanos 12:6-8

Pablo hace una lista de siete ministerios:

  1. profecía, que se define en 1 Corintios 14.3;
  2. servicio, que literalmente quiere decir «diaconar» (servir) y puede referirse a ese oficio;
  3. enseñanza, de acuerdo a 2 Timoteo 2.1–2, una responsabilidad importante;
  4. exhortación, que significa estimular a las personas a servir y ser fieles al Señor;
  5. el que reparte, lo cual debe hacerse con sinceridad de corazón y por motivos puros (véase Hch 5);
  6. presidir, se refiere al gobierno en la iglesia local (1 Ti 3.4, 12);
  7. el que hace misericordia, compartir con los que tienen necesidad.

Romanos 12 y 1 Corintios 12 describen los dones que el Espíritu ha dado a los creyentes en el cuerpo local.

Es peligroso tratar de servir al Señor con dones que no ha dado; y es también trágico negarse a usar un don para su gloria (2 Ti 1.6).

Los cristianos servimos porque somos un miembro de la familia de Dios

Romanos 12.9-13

Sabemos que debemos estar dedicamos para servir a Dios usando nuestros dones siendo de beneficio para toda la iglesia.

Ahora en los versículos 9–13 nos dicen cómo debe ser el servicio de cada cristiano en la familia de Dios.

Servimos con amor

El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno. Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.  

Romanos 12:10

El amor debe ser sincero y sin fingimiento (véase 1 Jn 3.18). Debemos aborrecer el mal y seguir el bien (véase Sal 97.10). El amor debe conducir a la bondad y a la humildad, fidelidad en los negocios,

Servimos con fervor

En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor;  gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración;  

Romanos 12:12

Fervor en las cosas espirituales («fervientes» aquí significa «hirviendo, brillando con poder»).

Servimos compartiendo con otros

Ro 12.12 termina con “constantes en la oración;  

compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad.  

Romanos 12:13

«Practicando la hospitalidad» en el griego significa literalmente «procurando o persiguiendo la hospitalidad», ¡yendo tras la gente!

En 1 Pedro 4.9 nos dice que dejemos de quejarnos cuando abrimos nuestros hogares a otras personas.

Entonces: ¿Por qué el creyente debe servir al Señor?

Porque es miembro, parte de la familia de Dios que debe amar, actuar con fervor y cuidado para con su familia espiritual.

Los cristianos en la iglesia local deben cuidarse los unos a los otros y compartir los unos con los otros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *